top of page

¡No quiero criar a mis hijos así!

La crianza de los hijos puede ser la experiencia más desafiante pero gratificante que jamás haya enfrentado. El arrullo de un bebé, escuchar sus primeras palabras, verlo explorar el mundo mientras gatea por la casa. Es necesario afrontar todos estos tiempos emocionantes con cuidado y paciencia, pero no existe un manual para este curso intensivo. El lado positivo es que tenemos ejemplos de cómo ser padres a través de nuestra propia educación, que podemos utilizar para cultivar a nuestros hijos. Pero, ¿cuánto de nuestra educación proporciona los resultados más eficientes?

Siendo el mayor de tres hermanos, tuve que madurar bastante rápido. Como muchos hermanos mayores que conozco, ayudaba a mis hermanos con la tarea, les compraba ropa (según la necesitaba) y sentía un deseo innato de protegerlos. Sin embargo, esto a veces significaba no poder experimentar plenamente mi propio desarrollo social debido a que siempre daba un paso adelante para garantizar que mis hermanos recibieran cuidados. Este tipo de escenario se ha denominado "síndrome del hijo mayor", en el que el mayor se ha sentido obligado a asumir un papel parental en el hogar, lo que puede deberse a que los padres trabajan muchas horas.

Otro aspecto de mi educación que me marcó fue la falta de conocimientos financieros. Investopedia describe la educación financiera como "conceptos básicos de finanzas personales, elaboración de presupuestos e inversiones. Una vez que los domina, una persona puede llegar a fin de mes, invertir para el futuro, cuidar de una familia, gestionar deudas y tomar buenas decisiones". Desafortunadamente, parece haber una brecha racial en esta área, ya que los negros y los hispanos se encuentran en el extremo inferior de conocimientos financieros. El informe PISA de 2018 mostró que "los jóvenes blancos y asiáticos de 15 años tienen tasas de educación financiera mucho más altas que las poblaciones negras e hispanas de la misma edad". Durante mi adolescencia, no estuve expuesto a las ideas de planes de ahorro, fondos de jubilación ni inversiones, lo que me llevó a tener siete tarjetas de crédito a la edad de 24 años y una multitud de deudas personales. Esta mala preparación me hizo retroceder en el sentido de que más tarde comencé a prepararme para una futura estabilidad.

Además, en las comunidades de negros e hispanos tendemos a tener acceso a recursos limitados. Un recurso del que carecen los estudiantes de color son los educadores experimentados. La "laguna de comparabilidad" establece que las escuelas de distintos distritos deben brindar a los estudiantes la misma calidad de educación. Sin embargo, los profesores experimentados se encuentran principalmente en las escuelas blancas, lo que aporta conocimientos y experiencias más ricos a la escuela. Esto da como resultado que las escuelas blancas puedan gastar más fondos en sus estudiantes. UNCF informa que "los estudiantes de color a menudo se concentran en escuelas con menos recursos. Las escuelas con un 90 por ciento o más de estudiantes de color gastan $733 menos por estudiante por año que las escuelas con un 90 por ciento o más de estudiantes blancos". Sin embargo, mi madre siempre encontró maneras de mantener a mis hermanos y a mí preocupados por actividades extracurriculares y educativas para aumentar nuestras posibilidades de tener éxito.

A partir de estas experiencias, ahora entiendo que depende de nosotros (los padres) tomar decisiones informadas sobre cómo desarrollaremos individuos productivos. Necesitamos educarnos sobre temas que mejoren el futuro de nuestros hijos y "dejar una herencia para los hijos de nuestros hijos" (Proverbios 13:22) si queremos romper las maldiciones generacionales de nuestras líneas familiares.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page